El gen chechón.

Se sabe de su existencia, aunque haya quienes la nieguen, ya sea por sexistas o porque no nos les conviene, pero es indudable e innegable su existencia. Además, sólo así se justifica que podamos hacer varias cosas al mismo tiempo y eso, la neta, nos lo envidian a montones. Pero ni modo, la naturaleza es muy sabia y por eso nos lo concedió a nosotras, lero lero,  no se puede tener todo en la vida; aunque también tiene sus bemoles contar con él.

Me refiero a ese minúsculo componente de la cadena de ADN de nosotras las mujeres, el temido, envidiado, odiado e incomprendido Gen Chechón, ese gen que nos dota de particularísimas virtudes y… tremendos defectos (a modo de ver de los del sexo opuesto, claro está). Si no me creen, aquí les va: no hay otra manera de explicar que podamos hablar por teléfono, leer un libro, transcribir una receta de cocina, pasar el último chisme del condominio o de la farándula, maquillarnos los ojos, regañar a los chamacos que van dando una lata espantosa en el asiento de atrás… porque AAAAAAHHHHHH SSSSSSÍÍÍÍÍÍ, SEÑORES, HAY QUIENES HACEN TODO ESTO MIENTRAS VAN MANEJANDO (por Dios Santísimo que está en el cielo que no lo vuelvo a hacer, y al parecer voy por buen camino, ya ni coche tengo).

Pero aunadas a todas estas ventajas, tenemos también las desventajas; y me temo decir que, aunque podría resumirse todo en una sola, es, quizá , la más importante: NO NOS ENTIENDEN, NOMÁS NO NOS ENTIENDEN, y ya con eso tenemos para dar y regalar en cuanto a broncas. Bueno, ¿pero qué de veras es tan difícil comprendernos?, ¿acaso no es sencillo distinguir entre un suspiro aprobatorio, de negación, de tristeza o de furia?. Ay pero si eso es lo regalado, porque lo bonito es cuando nos hacen una pregunta, una sola pregunta que es capaz de paralizar el movimiento de una inmensa maquinaria. Y la pregunta es…  ¿Qué tienes?. Una sencilla, breve y concisa preguntilla, que tiene una sola respuesta con millones de significados… NADA.

Cuando esa cuestión nos es planteada y respondemos con el NADA, pues los caballeros ya deben tener las pilas muy bien puestas para comenzar una sesión de debate acerca de los múltiples significados de tan temido vocablo. O sea, el NADA  puede significar desde un simple “se me rompió una uña” hasta un terrible “y todavía me lo preguntas, rémora maldita; pero si te acercas, te mato”; dicho sea de paso, para cualquiera de estas respuestas se necesita hacer acopio de valor y enfrentar el reto de dejar satisfechas nuestras demandas y prioridades.

¿Ah verdad, no que muy sacalepuntas? A ver, échense ese trompo a la uña y resuelvan satisfactoriamente tan complicada cuestión. No pos no, no se puede, pero si ya los estoy viendo, sudando la gota gorda, cambiando de postura repetidas veces y pensando ¿Ora como le hago para calmarla, cómo carambas le hago?. La respuesta es muy sencilla, NO VAN A PODER PORQUE USTEDES NO TIENEN ESE GEN, ESE GEN CHILLÓN, FURIBUNDO , BUSCAPLEITOS Y ALGUNAS VECES HASTA EMO, tan criticado y, algunas veces hasta anhelado para entendernos y dejar de estar escribiendo esas tarugadas de los hombres son de marte y las mujeres son de venus, toco madera, Madre Santísima, si eso fuera cierto, los hombres serían rojos y las mujeres verdes, y entonces sí, que porquería de raza seríamos, todos en este mundo.

Pero hay una sola de esas respuestas que es la más temida de todas, la única que sumerge en la más profunda de las paranoias al que la recibe, y que hace que aumente su angustia a medida que pasa el tiempo y sigue inamovible, sigue siendo la misma; la sensación es intolerable, y la neta, nos sirve bastante para empezar a descubrir cosillas escondidas por ahí, jejeje, el fantasma de la culpa sale a flote y es cuando comienzan  a ser amorositos, tiernitos, comprensivos y la mar de bondad, cuando cotidianamente son unas verdaderas mulas de pastorela las 24 hrs.

¿La respuesta causante de este cúmulo de sentimientos bonitos de manera repentina? Fácil,  se da en el momento en el que el tan temido NADA significa, precisamente eso, NADA, porque ahí es cuando entra la sabiduría popular del refrán que dice que ya andan viendo moros con tranchete, ñaca ñaca ñaca.

He dicho.

Anuncios

Cuento de terror.

Está aquí, lo puedo sentir, yo me encargué de que así fuera, por mi propia voz lo llamé y ahora está aquí, aunque no lo puedo ver.

No sé en donde está, pero está en todos lados, siento su mirada, siento su sonrisa burlona, percibo la espantosa fetidez del nauseabundo líquido que escurre de su boca. Ahora viene por mí; ha terminado con todos los demás y soy la última pieza de su macabro ajedrez. Se nos hizo muy fácil, juguemos a invocarlo, a final de cuentas no existe, al igual que  Dios; y no va a suceder absolutamente nada. Y sin darnos cuenta, se fue llevando a todos, de uno en uno, en perfecto orden y en una total angustia, ahora ha llegado por mí. Señor mío, ayúdame, profané tu santo nombre para llamarlo, ahora grito tu nombre para que te lo lleves, pero no creo que me tengas piedad. Escucho su lasciva respiración, está ansioso por llevarme, me quiere poseer, me va a poseer y no hay manera de evitarlo.

El sudor me recorre de pies a cabeza, tengo qué pensar en algo que lo aleje, porque sabe en donde estoy, sabe lo que pienso, sabe lo que siento y eso lo alimenta. Ya lo tengo, mi nombre, voy a pensar en mi nombre; es un nombre muy común, pero algo debió significar para que mi madre me… veo un destello, un destello hermoso. No, no voy a caer, mi nombre es una especie de plegaria, tengo la certeza de que debe ser … y cada vez es más fuerte, un brillo de plata que me llama.

Tal vez sea mi salvación, no lo voy a dejar ir, me acerco hasta el lugar de donde proviene, está detrás de mí, lo sé, sólo él puede destilar esta clase de maldad; y ahora siento sus garras que están ascendiendo muy despacio desde mis pies; alcanzo el objeto de mi atención y veo mi rostro , cubierto de sudor, mi cabello empapado pegado a mi cabeza reflejado en la filosa hoja del cuchillo.

Ahora sus manos están justo en mi cintura, suben cada vez más despacio y ahora las siento sobre mis brazos; la angustia presente en mi mirada. Toma delicadamente mis manos y comienza el suave y macabro ritual de seducción, el cuchillo cada vez más cerca de mí, pero es una extraña mezcla de placer, dolor y morbo lo que me invade, y no me deja mover, estoy a su entera voluntad. La hoja del cuchillo pasa encima de mi cuello y su fría presencia me agrada, no quiero retirarla de ahí;  la desesperación me hace presa suya y quiero zafarme de su abrazo, pero no me suelta, me atrae cada vez más. Su respiración está en mi oido, escucho su imperceptible voz, no va a soltarme hasta ser absoluto dueño de mí. Se burla, me incita, me ordena, y yo ya no puedo hacer nada.

Es delicioso el frío del metal en mi garganta; Dios mío, ayúdame…ayúdame…

¡¡¡ AYÚDAME !!! …

Frases Célebres

Por ser el viernes día tradicionalmente dedicado a la chacota y la beberecua (y otras delicias que mi pudor me impide nombrar); he preparado esta compilación de frases que tal vez nos ayuden a arrojar una luz de orientación para nuestras desmadradas perjudicadas vidas; espero les gusten y les sean de utilidad:

*- Veamos…  Andrea Boccelli

*- Ni una más.  José José

*- ¡¡¡ Dulcinea, ramera de porquería, nomás me ausento un segundo y dejas entrar al Sancho !!!  Don Quijote

*- El sordo no oye,  pero bien que compone.  Sra.  Beethoven

*- ¡¡¡ Vete al diablo !!!.  San Pedro

*- Yo comencé comiéndome las uñas.  Venus de Milo

*-  Me lleva la chingada, estoy azul de frío.  Papá Pitufo.

*-  Mejor les doy el avión…    Osama Bin Laden

*-  No tengo madre…  Anita la Huerfanita

*-  Me vieron la cara .  El Hombre Invisible

*-  Tengo baja la autoestima y la moral.  Nelson Ned

Y así nos la podemos seguir llevando, se aceptan sugerencias y colaboraciones.