Los demonios alados existen.

Por supuesto que existen, y son nuestra peor pesadilla; porque tienen el maldito tino de comenzar a fastidiar justo cuando ya nos comienza a pegar bien rico el sueño. Es sólo cuestión de relajarnos, apagar la luz y comenzar a descansar para que empiece el maldito tormento de zumbidos y airecillo malévolo; malditas bestias, hasta lo disfrutan las desgraciadas, porque para desgracia nuestra, sólo las hembras se dedican a molestingar gente y lo que resulte, mientras tengan sangre en las venas, sirven para sus propósitos.

Ahora, a las 4 de la mañana, por fin sentí que el sueño tocaba a mi puerta, me encamino a mi camita, me enredo en las sábanas y cierro mis ojitos, mi cuerpecito se va relajando (dije RELAJANDO, lo otro viene después), y comienzo a descansar, ah si, por fin se me da ese placer… sólo para ser interrumpido por ese sonido que me resulta tan repulsivo como el taladro de un dentista, me tapo por completo con mis sábanas, y tal parece que resulta, porque ya no escucho ni máiz. Entonces dibujo una sonrisa burlona en mi rostro, la bestia ha sido burlada. Me destapo y lo primero que percibo es que, efectivamente, la bestia ha sido burlada; la bestia de mí; porque en cuanto sale a la luz de la luna mi carita, el maldito mosco se lanza en picada.

Y se deja ir el infeliz directo contra mis mejillas de jícama (lo acepto, mis mejillas son así, redondas redondas y grandes, ni modo) como kamikaze, y yo, mientras planeo recibirlo a guantazo limpio, así que aguardo pacientemente el momento de su aterrizaje y ¡¡¡ ZAZ !!! le dejo ir una cachetada guajolotera, de esas de antología. No parece haber movimiento, hasta que me llega de nuevo, un peculiar sonido. No, no es zumbido, es risa, una risa minúscula, pero no menos burlona, porque del diablazo que me he soltado, veo toda la Vía Láctea desfilar ante mis ojos, y, obviamente, el maldito animal salió ileso del ataque.

De nuevo, me inmovilizo y aguardo con paciencia el nuevo ataque, esta vez no puedo fallar; y en efecto, escucho el zumbido  delator y ese infeliz vientecillo, ahora ronda mis orejas, y haciendo de tripas corazón, me quedo rete quieta para volver a dar mi golpe maestro, pero ahora sí, o me modero o me mato, porque la neta tengo la mano tan pesada como un molcajete y capaz que en una de esas, me autodespacho al otro mundo. Se ha posado en mi cabeza, lo sé; y con un rápido movimiento, le sorrajo un almohadazo que da miedo… miedo a no sé quién, porque el bichejo se larga muy quitado de la pena.

Ya con la histeria a flor de piel, no se me ocurre nada más que tomar el bote de Vick Vaporub y embalsamarme, eso sí, sin abrir los ojos porque si no, voy a llorar el resto de la madrugada y mi aspecto será fatal, impublicable. Ja ja ja ja ja, por fin, lo escucho rondarme y largarse inmediatamente, le he atinado, este es el peor tormento, tener el sustento a la mano y no poder disponer de él, jajaja. Aunque le maldito hace gala de valentía y se acerca más de la cuenta.

Mal plan, porque el aroma a eucalipto lo ataruga y entonces sí, ahora sí puedo darle malacatonche de la mejor manera, jajajajaja, lo tengo en mis manos, literalmente en mis manos; y por fin… !!! PAAAAAAFFFFFF !!!, manazo totalitario y apabullante, que consigue su objetivo, el enemigo ha caído. Durante unos segundos contemplo mi trofeo de batalla, y me voy al baño a deshacerme de la evidencia. Me embarga la felicidad, de verdad que si, aunque efímera, porque ahora, mi mente se ocupa de un pensamiento…

¿Acaso la existencia de este animalejo será especial, de alguna forma? Porque no todos los seres vivos de este mundo tenemos el raro privilegio de que nuestra muerte tenga que ver directamente con un aplauso. Mira que es canalla la cosa, necesitar de un aplauso para morir; o es romántico o es muy teatrero. Maldita sea, de toda maneras ya no dormí, porque entre matar a esta cosa y filosofar sobre su existencia, ya me dieron las 5:30 a.m. y ni modo, me dirijo al a regadera con paso zombie, y más que resignada a que este  será un largo, pero muy largo día.

He dicho.

Anuncios

7 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. JulitoTJ
    Abr 15, 2010 @ 16:30:36

    Ches mosquitos…. y yo que soy bien propenso a sus picaduras

    Responder

  2. VIL
    Abr 15, 2010 @ 20:24:04

    Ja ja ja!!! así pasa, luego matas a uno con aplauso y dices….UNO MENOS, FALTAN 4 :S por qué simplemente no toman la sangre que necesitan sin tener que hacer ese zumbido tan molesto??? jajajaja buena anécdota!!!

    Responder

  3. mayiwey
    Abr 15, 2010 @ 20:37:11

    mmm cierto, mendigos zancudos, aqui hay un bueeen bueno. habia ya paso su tiempo creo jaja o apenas viene, pero tengo mosquiteros en las ventanas 😀 o prendo el ventilador jeje 😀

    bien queen
    nos leemos luego

    Responder

  4. opioman UMCPM
    Abr 15, 2010 @ 20:49:41

    Y sabias que solo las hembras son las que chupan sangre?

    Responder

  5. ROCKSTAR
    Abr 17, 2010 @ 09:39:04

    EXCELENTE ANECDOTA.

    SON UNOS DEMONIOS COMO BIEN LO MENCIONAS WHITE QUEEN, PERO HAY QUE APRENDER A VIVIR CON ELLOS 😛

    ROCK YAA!!!!

    Responder

  6. RockdrigO
    Abr 24, 2010 @ 13:52:26

    jajaja, si, como acatarran los caones!

    Responder

  7. J_C
    Abr 28, 2010 @ 12:30:22

    Sra Queen Me gusta mucho, su forma de escribir tan fluida y digerible, Felicidades por el Don. Ya dije.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: