¡¡¡ Wácala !!!

Pos será el sereno, pero siempre, siempre hay algo que nos dá cosa. A mi madre, por ejemplo, le horrorizan los ratones y todo lo que se le parezca, a tal grado que le chocan los castores porque dice que son ratotas gordas con la cola apachurrada; y ni Dios Padre la saca de su apreciación, pero de que es valiente, ni quién lo dude; mientras que a su servilleta le revuelven el estómago las cucarachas, algunas arañas, los escorpiones y mi ex marido, mi madre domina con presteza a cualquiera de estas pequeñas y asquerosas bestias antes mencionadas (ex marido incluido).

Pero lo visto hace unos días no tiene nombre. Resulta que me mudo de casa, ya saben, empacar todo, revisar qué sirve y qué no, separar la ropa, guardar la delicada porcelana de Limoges ( naaa, pura trinche cerámica de Tlaquepaque) , estratégicamente preservada en hojas de periódico (eso sí, nunca, pero nunca de los nuncas envuelta en las hojas de la nota roja, ¿qué tal si me la manchan?), documentos importantes, entre ellos, la caja de los X-Files (los papeles de mi divorcio), y demás cosillas que, al acumularse, guardan importantes cantidades de polvillo y generan un calorcillo rico rico.

En esas lides andábamos Rosario, mi fiel escudera y yo, cuando se me ocurre meter la mano, sin el menor de los cuidados, al cajón más bajo del clóset, buscando ya ni me acuerdo qué. Todo hubiera estado bien, si no hubiese yo sentido algo raro, rarísimo, algo así como un hormigueo pesado en mi pata delantera derecha, la retiro sin prisa alguna, sólo para ver que, posado en mi manita, estaba la perfecta alegoría del signo zodiacal de Escorpión, un pinche alacranzote de ésos, negros, negros, que estaba, el muy jijuesú bien paradote, sin inmutarse siquiera, viéndome con sus pinche mil ojos.

Yo estaba, ¿cómo decirlo?, aterrada, hecha una pendeja y paralizada, o todas las anteriores juntas de una vez, ya qué. Lo que puedo llamar el punto máximo de la conmoción vino cuando mi fiel escudera  se me queda viendo en completo silencio, el cual es roto por la siguiente perla: “Señora, eso que trae usted ahí es un alacrán”. Mi primera reacción era desmayarme, así, sin más; pero el brutal  golpe de la lógica me hizo exclamar primero un : ” N´ ombre,  ¿de veras? Y yo que le había visto cara como que de águila real … ” Ora sí, después de esa anotación, sentí como la sangre abandonaba mi cabeza de manera repentina y las piernas estaban igualitas a las de un potro recién nacido (si no han visto alguna vez en su vida, esto que les menciono, no entenderán el grado de temblor que se presentaba en mis apéndices inferiores).

El caso es que, después de haber aullado mi terror, mi fiel escudera procede a quitármelo, eso sí, con un palito que se encontró, como de 20 cms de largo y el maldito animal, sabiendo que me tenía en sus manos, se trepa al palito, con una pinche calma que parecía diputado en sesión, o sea, sabía lo que hacía el desgraciao. Mi fiel escudera lo lleva en chinguísima de inmediato al lavadero y le pone una bandeja encima, ustedes no saben el aterrador sonido de una bandeja de plástico que está siendo arrastrada por un monstruo de más de cuatro patas.

Estaba yo tomándome mi rigurosa dosis de 2 litros de té de valeriana y tila, pa´tratar de volver a la normalidad, cuando alguien llama a la puerta; mi mosquetera acude al llamado y se encuentra con una vecina acompañada de su hijo, una adorable bestezuela de 7 años que nomás no le quitaba la vista de encima a mi Sara (ni se te ocurra, mazapancito); y comienza el diálogo:

– Buenas tardes, ¿está la señora?

– La señora no´stá, nomás está mi patrona (pinche Rosario, para ella, la señora es mi mamá, yo soy sólo su pinche patrona)

-Llámala por favor ( y la vecina con cara de no saber lo que le dice mi mano derecha)

-Señora, ahí le llaman (retirándome de golpe la jarra del té, salvaje muchacha)

Me incorporo de mi santísima silla y recupero un poco la compsotura para atender a mi primer visita

-Hola, soy (realmente eso no es relevante), y vengo con (aquí entra el nombre del mazapán) porque hace unos días estuvo jugando con (el nombre del niño,  antiguo habitante de mi casa nueva) y dejó algo olvidado aquí

-Mucho gusto, soy (ya saben mi nombre) y pues pasa, a ver si lo encuentras.

Mis visitantes entra y comienzan su búsqueda (crítica), por todos lados, en eso, mi mosquetera se acerca y me dice:

-Oiga, ya le partí su madre al pinche animalote ese, ni aguantó el Raid.

En eso, el mazapán se nos acerca, y con lágrimas en los ojos nos dice : “¿ Brutus? “; a lo que respondo ” ¿pos no que te llamas …?”

Y la mamá, con cara de mortificación, nos comenta que Brutus era el maldito alacranzote prieto que hacía unos minutillos casi me mata con su sola presencia, al que, por cierto, se lo había cargado la tristeza por causa del Raid Max

Me disculpo por lo sucedido, todo queda en un lamentable accidente y mis visitas se retiran, claro, ya colgándonos un cartel que dice: “Cuidado, vecinos mata mascotas”; como si uno tuviera la culpa de que anden olvidando sus porquerías por aquí.

He dicho

Anuncios

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. whitestonebear
    Feb 13, 2010 @ 16:08:11

    Pero si esos animalitos de la creacion son tan adorables!!!!!! tan solo ver como cada una de sus patitas recorre la piel con tanta calma y paciencia… o ese pequeño aguijon tan mortal y siempre listo para inyectar una dosis exacta de veneno paralizador… no se como les tiene miedo :\

    Responder

  2. El Anticristo
    Feb 14, 2010 @ 03:08:10

    Buenisimo! jajajaja!

    Responder

  3. jorge
    Feb 14, 2010 @ 15:07:14

    MALA, MALA, MALA, POBRE BICHO

    Responder

  4. drago676
    Feb 15, 2010 @ 15:15:30

    JAJAJAJA Q CRUELDAD ESO NO SE HACE ES COMO SI MATARAN A MI PERRO

    Responder

  5. Vicky
    Feb 22, 2010 @ 19:13:05

    Grrrrr,
    Grrrrr
    Grrrrr

    Dejeme decirle que acaba de relatar el homicidio de mi compañero del zodiaco.

    Responder

  6. LADY_MORDRED
    Feb 28, 2010 @ 22:00:37

    JAJAJJA INCHE UQEEN TIENE SUNA DELISCIOSA MANERA DE ESCRIBIR, QUE ME DEJA MUY DIVERTIDA¡¡

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: